Partits del cap de setmana

Anuncis

INFOSEC.CAT nou sponsor

Tenim el plaer d’anunciar a INFOSEC.CAT, el nou sponsor del Club.

INFOSEC.CAT és l’empresa d’informàtica del Poble-Sec i de confiança del Club per fer el manteniment tecnològic com instal·lacions d’ordinadors, reparacions, recuperació de dades perdudes o millora del rendiment dels ordinadors.

Podeu contactar amb INFOSEC al telèfon 648 185 918,, la web infosec.cat o bé a l’adreça infosec@infosec.cat

Cadet B 1 – 0 Sant Gabriel – Un ‘nueve’ hábil y ratonero

Cadet B 1 – 0 Sant Gabriel

El Cadet B es posiciona com a líder provisional

Crònica d’Albert Aubach Campoy

Un ‘nueve’ hábil y ratonero

Camp Municipal La Satàl·lia, 3 de noviembre de 2018

Tranquilo y relajado pero con la necesidad de sumar los tres puntos si quieren soñar. El Cadete B salta al terreno de juego y en frente tiene a un Sant Gabriel en principio inferior. Eso no impide, sin embargo, que desde el área técnica no se recuerde la necesidad de salir enchufados. Vienen de acumular diez puntos de los doce posibles y una victoria apretaría a los dos de arriba.

Se reúnen en el centro del campo. “Un, dos, tres, ApaPoble Sec”… y empieza el espectáculo. El rival presiona arriba y dificulta la presión. El nueve local, Luca Romero, no se esconde y pelea por los balones que desde la defensa envían al cielo. Ya pueden mandarle un balón de rugby o un piano que luchará por este.

Gegenpressing en fútbol de niños

Los defensas están abrumados. No se esperaban el Gegenpressing del Sant Gabriel y cometen dos fallos que Ivan López tiene que solucionar. La prsión constante y el alto ritmo puede con ellos. La solución: balón largo y a correr. Es a lo que invita el rival y a lo que invita este diminuto patio de recreo. A pesar del constante acoso, todo no es bueno en el sistema de los visitantes. Expone demasiado y precisa poco para lo que tienen.

El partido se embarulla, pero sigue a buen ritmo. Un intercambio de golpes y mientras el Apa busca meterse hasta la cocina, el Sant Gabriel se contenta con terminar jugada. Llevamos veinte minutos de reloj y Lluís Bardajilestá soberbio. Su aspecto liviano puede inducir al error: su fragilidad es un espejismo. Desde el lateral dirige y se asocia con Luca, y el delantero por supuesto está encantado. Llegan un par de veces y recuerdan al público que este partido lo juegan dos equipos.

“Con presión y a dos toques”

Esa es la orden que llega desde el banquillo. Continuanapretando y cada vez que el mediocampo se permite el lujo de hacer tres toques en un campo de dos por cuatro encima tiene a cinco rivales. Se hace imposible. Mientras tanto, Iván se hace notar. Es egoísta. El área es suya y nadie puede entrar. Y sino, grito que te llevas. Uno de los líderes del equipo, uno de los que no deja de animar.

El reloj sigue corriendo y el Apa consigue un par de córneres y faltas. Continúan espesos. Pasan los minutos y uno ha perdido la cuenta de la de veces que la pelota ha salido fuera. Termina la primera parte y empate a cero.

El escalador del Everest

Ilyas juega como un escalador en el Everest, con suavidad, con serenidad, sin dar tirones. Dicta el tempo, y en medio de la pausa que marca, penalti a favor. Luca toma carrerilla y, con los brazos en jarra, espera a que el árbitro le permita chutar. Anota a los dos minutos de la segunda parte. Uno a cero. Respira el equipo y el público se levanta, como si aplaudiera a unos gladiadores romanos. Minutos después, un error defensivo permite que volvamos a ver los guantes XL de Iván.

El partido ha ido de lo aburrido a lo entretenido. Parece otro. Ellos siguen apretando, pero el gol no sólo ha adelantado al Apa sino que ha tenido un efecto despertador. Quizá sea la charla del descanso o que por fin se lo creen, pero ahora van a por el encuentro.

Con quince minutos de segunda parte, se marcha nuestro escalador del Everest. Abatido. Arrastrando los pies cual marinero en tierra tras una larga noche de navegación. El acoso se intensificaba y necesitaban velocidad. El correcalles prosigue. Napo e Iván están en modo seguro de vida y mantienen la victoria en el marcador. Quedan diez minutos. El entrenador hace cambios. No quiere que los tres puntos se le escapen.

Ya queda poco

En el otro banquillo, por el contrario, se ponen nerviosos. Falta poco tiempo para que el árbitro dictamine el final y el Apa sabe que el fútbol es para listos. Pierde tiempo, defiende con la posesión y anestesia el partido. Llegamos a los últimos instantes. Falta a favor del Sant Gabriel. Todo el Apa metido en su campo. El lanzador del SantGabriel coge aire. Tres pasos para atrás. Se dispone a lanzar y para Iván con total seguridad. Nadie lo dudaba. Una más, y con esta van cien. Al cabo de unos segundos, el árbitro pita el final y el Apa gana uno a cero.

El futuro

Pasarán los partidos y el nombre de Iván seguirá brillando. Su Martini frente a una playa del Caribe ya está preparado. Lo ha parado todo y puede irse al vestuario tranquilo. Puede que no hayan ganado como Pedro por su casa. Por supuesto que no ha sido un veni, vidi, vici porque la victoria ha sido apuradísima y con un gol de penalti, pero se han llevado los tres puntos, y mientras la ruleta del negocio en el fútbol sigue girando a nivel profesional, estos chicos nos recuerdan porque este fútbol es mejor: este fútbol es distinto.

Partits del cap de setmana

Aquest cap de setmana destaquem els partits del Juvenil A vs Sant Andreu, dissabte a les 12h a qui els cal el nostre màxim suport per afrontar la difícil categoria de preferent.

El Juvenil B també juga el mateix dissabte a casa però a les 18h. L’equip va llençat cap al liderat. Actualment segon classificat del seu grup a 2ona, porta tres partits i tres victòries.

Finalment, diumenge a les 12:00 el primer equip de 3a catalana s’enfronta a l’Esquerra de l’eixample. Bon moment per pujar al camp i gaudir de bon futbol.

¡Oh Iván, mi capitán! – crònica Infantil B – Horta U AT

¡Oh Iván, mi capitán!

Per Albert Aubach

Camp Municipal La Satàl·lia, 20 de octubre de 2018

Infantil B vs U AT Horta B

Eufórico, gritando, sonriente y animándose los unos a los otros, el Infantil B del Apa Poble Sec se pasea por la revisión previa al partido. Los padres animan desde detrás del banquillo, y Víctor, asistente del entrenador, recuerda a los chicos la importancia de salir con la mente puesta en comerse al rival.

Júbilo loco en los locales, quienes vienen de sumar cuatro puntos de los seis posibles. Pero este partido es distinto. Juegan contra el líder y estos no tardan en adelantarse en el marcador. El campo está empapado y de bailar en el agua a terminar manchados de barro.

Fútbol de niños de 12 años, fútbol auténtico

Entendamos lo primero: el fútbol en estas categorías no es fútbol. O, por lo menos, no es el mismo deporte que vemos por televisión. Aquí no hay estrellas. No hay un Messi o un Neymar. En la Liga Santander el objetivo es avanzar controlando el balón, mover el balón y pasarla para generar ventajas. Bien, pues en segunda división de Infantil el fútbol no es así. No hay equipos, sino grupos de amigos. A veces también hay goles, pero se basa en crear grupo a la par que el entrenador enseña algo de inteligencia emocional.

La estrategia de Arias

El exboxeador Joe Louis contaba que todo el mundo tiene un plan hasta que te pegan un puñetazo en la boca. Esta vez el puñetazo era el gol tempranero. Salía con el partido preparado y recibió un gol en pocos minutos. Reaccionó y atacó con verticalidad. Jamás se desilusionó ni echó atrás al equipo. Porque son niños. Porque tienen que aprender a tocar el balón. El premio a tal esfuerzo se traduce en gol. Pero el tanto ha hecho mucho más. Ha conseguido desestabilizar al portero y los locales tienen el encuentro donde quieren.

En el Horta son prudentes. Tranquilos y con firmeza, tocan el balón para crear espacios como los de Primera aun sabiendo que el estado del campo no invita a ello. La técnica y las ocasiones se suceden, y por momentos el partido es suyo. Enlazan ocasiones de todo tipo. Por arriba, por abajo o de falta. La defensa y el portero esquivan lo que pueden y más, pero no fue suficiente. Lo intentaron pero se encontraron ante un muro. Los locales fueron menos entusiastas, pero gracias al juego de espaldas de Joel y a las paradas de Iván que consiguieron pasar el chaparrón. Primera mitad y uno a uno.

Manoplas XL

En la segunda mitad prosigue el partido con su alto ritmo. El Horta no se descuelga y lo sigue intentando. Para una más el portero y el acoso se hace evidente. Sin embargo, Iván sigue brillando. Los siguientes diez minutos fueron un visto y no visto. Intercambio de golpes pero con posesión estéril. Michael lo intentaba y Álvaro la pedía. Hablando de Álvaro, qué delantero. Peleón y con garra. Con fuerza y hambre de goles. Estira al equipo y hasta sería capaz de rematar un melón con el culo. No por nada viste el ‘9’.

La delantera del Horta parece un huracán, y a los huracanes nadie puede detenerlos. Iván con un corazón que ni los Médicos Sin Fronteras y unas manoplas XL lo ha intentado, pero no podemos pedirle que lo pare todo. Los visitantes marcan y vuelven a adelantarse en el marcador. Uno a dos.

Quedan los últimos veinte minutos. El partido no sigue las normas de Johan Cruyff para el fútbol, aunque las ideas son claras y hay precisión. Interior y no empeine. Arias chilla desde el banquillo “vamos equipo, ¿ya no hay ganas o qué?” y los de amarillo aprietan.

El rival marca el tercero de penalti y el Apa está grogui. Grogui, para suerte de todos, por unos momentos. Sale el sol y recorta distancias con un tanto de Álvaro. Dos a tres. Minutos después, le anulan el empate con un dudoso fuera de juego.

Termina el partido. Es tarde.

Que les sirva para mejorar

El Apa comprende que el Horta ha sido superior. Hoy ha sido demasiado para él. Ha perdido. Pero pasa una cosa. La ventaja de soñar con ser futbolista, como hacen estos chavales y a diferencia de otras profesiones como bombero o médico, es que no hace falta cursar una carrera. Te empiezas a preparar desde niño y puede que este árbol hoy haya caído, pero tiene madera de campeón.

Albert Aubach